Trabajando las fotografías en la postproducción puede convertir tus materiales en algo realmente llamativo, en algo que realmente destaque.  

Esta etapa para un fotógrafo es tal vez un proceso creativo de especial importancia. Hay que tener claro que: 

¡LA EDICIÓN NO VA A SUSTITUIR UNA BUENA FOTO!

Al trabajar en la edición no se va a tratar de hacer trampas o de quitarle la esencia a la propia imagen. Al contrario, cuando domina el equilibrio y el buen gusto, realzaremos y embelleceremos lo que queremos que nuestros seguidores vean en nuestra composición.

La claves son: 

  1. LAS IMÁGENES DEBERÍAN ESTAR EN FORMATO RAW. 

Aunque ocupe un mayor tamaño, este formato, no comprime la imagen, por eso, este formato va ayudar mucho a la hora de mostrar todos los detalles por lo que la información siempre es más completa. De esta manera podemos corregir detalles pero no vamos a perder calidad.

2. NO ABUSES DE LOS FILTROS 

Abusar de los retoques o de cualquier otra herramienta de edición que distorsione la imagen en exceso. Se pierde autenticidad. El uso de viñetas de manera excesiva hará que estas roben espacio y protagonismo a la propia imagen y el resultado será casi infantil. 

3. VIGILA EL ENCUADRE. 

Bien si es foto, o bien si es vídeo, hay que intentar encontrar el encuadre perfecto, pero, tal vez, podemos mejorarlo en edición obteniendo mejores resultados. 

4. PIENSA EN LOS FPS (FOTOGRAMAS POR SEGUNDO) AL QUE VAS A GRABAR TU VÍDEO.

Los FPS nos permitirán hacer ‘magia’ en la postproducción con nuestro programa de edición. Generalmente, solemos grabar a 24 FPS si es en PAL, o 25 FPS si es en NTSC. 

Etiquetas:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Post